Garantías

Garantías

 

Avacab garantiza según las leyes vigentes y las siguientes condiciones, todos los equipos y demás productos que distribuye.

El comprador puede dirigirse tanto al vendedor, Avacab, como al fabricante del producto, para que respondan de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega.

Cuando la falta de conformidad se manifieste con posterioridad a los 6 primeros meses y en aquellos casos dudosos, el fabricante podría exigir un informe pericial independiente para tramitar la garantía. En casos obvios de mal funcionamiento o funcionamiento irregular en período de garantía, no hay ningún tipo de problema.

En cualquier caso, durante el tiempo que el consumidor se vea privado del producto, se suspende el cómputo del plazo de la garantía; por ejemplo, si la reparación de un equipo dura 15 días, el plazo de garantía terminará 15 días después de lo originalmente previsto.

Cuando el fabricante disponga de una garantía mayor de los 2 años que marca la Ley, el comprador deberá tramitar la garantía directamente con el fabricante una vez excedido el periodo legal, no siendo responsabilidad de tales supuestos Avacab.

Los gastos de envío generados por la tramitación de la garantía del producto serán a cargo de Avacab en aquellos casos donde se supone que la falta de conformidad existe en el bien adquirido. Siempre se deberá hacer siguiendo las instrucciones indicadas por Avacab, previa solicitud y aceptación.

 

Condiciones para empresas: 

Cuando el cliente facture como empresa (persona no física), los gastos de envío hacia nuestras instalaciones siempre serán a cargo del cliente, ya que la ley sobre bienes de consumo no regula la compraventa entre empresas. Además, la garantía en estos casos será la que estipule el fabricante del producto.

El consumidor podrá reclamar cuando el producto no fuere conforme con el contrato: 

  • El bien adquirido no se ajusta a la descripción realizada por el vendedor.
  • El bien adquirido no sirve para los usos a que ordinariamente se destinan los bienes de consumo del mismo tipo.
  • No es apto para el uso especial que hubiese sido requerido por el consumidor y que el vendedor haya aceptado.
  • No presenta la calidad y el comportamiento esperados, especialmente teniendo en cuenta las declaraciones públicas (publicidad, folletos, etiquetado...) sobre sus características concretas hechas por el vendedor o el fabricante.

El consumidor y usuario tiene derecho a: 

  • Reparar o sustituir. El consumidor y usuario podrá optar por la reparación o sustitución, salvo que una de las dos opciones resulte imposible o desproporcionada. Se considerará desproporcionada la que tenga un coste superior. No se pueden sustituir los bienes no fungibles (cuando son de naturaleza específica) ni los de segunda mano. Tanto la reparación como la sustitución deben realizarse en un plazo de tiempo razonable y de manera totalmente gratuita para el consumidor. 

Actualmente hay multitud de fabricantes que gestionan directamente las averías/defectos/incidencias producidas en sus productos para dar un servicio postventa de calidad y reducir los tiempos. En estos casos Avacab indicará las instrucciones de cómo se debe tramitar para facilitar la gestión.

  • Reducción del precio o resolución del contrato. Procederán cuando el consumidor y usuario no pueda exigir la reparación o sustitución y en los casos en los que no se hubiera llevado a cabo en un plazo razonable o sin mayores inconvenientes para el consumidor y usuario. La resolución no procederá cuando la falta de conformidad sea de escasa importancia.

 

Anulación de garantías

La garantía podrá quedar anulada por las siguiente causas: 

  • Incorrecta utilización, manipulación o mantenimiento por parte del Cliente de un equipo.
  • Problemas de software y/o virus.
  • Componentes quemados por sobretensiones o sobreintensidades eléctricas.
  • Componentes rotos o dañados sometidos a impacto.
  • Incorrecta reparación, modificación o ampliación por parte del cliente de un equipo.
  • Deterioro, eliminación u ocultación, por parte del cliente, de la etiqueta de garantía del fabricante de los productos (incluidos los que forman parte de un equipo, kit o semiequipo) fabricados o distribuidos por Avacab.

En definitiva, no se aceptará ningún material dañado o con muestras evidentes de una manipulación incorrecta.

 

La garantía no cubre

La garantía no cubre aquellos defectos provocados por un uso incorrecto del producto. En esos casos el consumidor deberá hacerse cargo de su reparación. Quedan, por tanto, excluidos de la garantía: 

  • Defectos y deterioros producidos por hechos externos, accidentes, principalmente accidentes eléctricos, por desgaste y por utilización no conforme a las instrucciones del fabricante.
  • Productos modificados o reparados por el cliente o cualquier otra persona no autorizada. 
  • Incorrecta configuración software/hardware, por parte del cliente, de un equipo, componente o periférico. Incorrecta configuración software/hardware o avería en un equipo provocada por un componente no suministrado por Avacab e incorporado por el cliente.
  • Infección de virus informáticos, por parte del cliente, en equipos, discos duros o disquetes de drivers o de software adicional.

La reparación de los casos anteriores será facturada. 

Estas condiciones de garantía no afectan a los derechos estatutarios del consumidor amparados por la legislación aplicable. Asimismo, la garantía actuará respecto a los vicios ocultos y defectos de fabricación del producto conforme al artículo 1490 del CC.

 

Tramitación de la garantía

El consumidor y usuario podrá tramitar la garantía poniéndose en contacto con Avacab. No obstante, existen ciertos fabricantes que gestionan directamente las averías/defectos/incidencias producidas en sus productos para dar un servicio postventa de calidad y reducir los tiempos. En este caso, el cliente podrá optar por llevar o enviar el producto averiado directamente al SAT del fabricante, generalmente sin ningún coste para el cliente. 

En caso de que el producto enviado esté en perfecto estado y el problema sea de configuración, se devolverá al cliente a portes debidos, pudiendo facturar la mano de obra empleada en la comprobación o test del artículo supuestamente averiado.