TARJETAS CAPTURA

Capturadoras


Las tarjetas de captura son dispositivos que permiten convertir la señal de vídeo en un flujo de datos que, introducidos en un ordenador, pueden ser procesados en un entorno informático. Los datos recibidos por el ordenador pueden destinarse a la generación de ficheros para su trabajo en editores no lineales o para su codificación como canal de Streaming, entre otros.

El primer parámetro en la elección del dispositivo debería ser el tipo de señal o señales de vídeo que vamos a trabajar. Existen capturadoras con un solo tipo de señal de entrada y otras que disponen de todo tipo de señales. Una elección adecuada nos puede ahorrar bastante presupuesto si por ejemplo, elegimos una capturadora con entradas SDI y HDMI cunado solo vamos a trabajar con formatos digitales. Adquirir una tarjeta que pueda trabajar con señales analógicas solo se justifica si tenemos mucho contenido antiguo, que solo podamos obtener en analógico. Como siempre, cuando se captura desde analógico es aconsejable hacerlo desde componentes (YUV o RGB) antes que hacerlo desde PAL o NTSC, ya que la calidad será mucho mejor.

Una vez definidas las entradas necesarias, es conveniente saber si la resolución de la fuente es compatible con las admitidas por la capturadora. No es posible capturar señales HD con tarjetas que se queden en SD, como tampoco podemos capturar UHD con una tarjeta HD. Esto que parece obvio, no lo es tanto. Es habitual querer grabar una señal 1080p con una tarjeta que llega a 1080i, por lo que os recomendamos que reviséis detenidamente las resoluciones de trabajo de la tarjeta, antes de decidiros por uno u otro modelo.

Junto con todo lo anterior, hay que comprobar si podemos instalar la tarjeta en nuestro ordenador o debemos utilizar una externa. En el caso de los portátiles está claro: externa, pero en ordenadores estacionarios, lo habitual en equipos modernos es que dispongan de algún slot PCIe x4, que es el mínimo requerido por las tarjetas más básicas. En este punto enlazamos con la potencia del ordenador, que siempre supone el caballo de batalla. Lo mínimo recomendable, incluso para la más simple de las tarjetas, es un i5 con bastante memoria, pero la mayoría de fabricantes proporcionan tablas de especificaciones mínimas, que deben ser respetadas si no queremos tener problemas de pixelados o incluso ausencias de señal durante la captura.

En Avacab disponemos de equipos de captura de Matrox, Blackmagic o Aja, entre otros, que proporcionan las soluciones necesarias para cualquier aplicación profesional. Desde tarjetas con entradas analógicas en compuesto, hasta modernas tarjetas con entradas SDI 4K. El departamento técnico de Avacab te puede asesorar en la compra de cualquiera de estos dispositivos, ajustando las necesidades técnicas y de presupuesto a una alternativa válida para tus requerimientos.